Sin Sentido

Este acto, incomprensible para los familiares, amigos los hijos, esposo, madre y hermanos de Nancy, me hace reflexionar acerca de algunos aspectos  de nuestra sociedad que se han vuelto parte de nuestra vida cotidiana. Primeramente,  el problema de que los cuidadanos se sientan tan desprotegidos que necesiten tener un arma en sus hogares.   Este no es un problema aislado en Costa Rica sino en todo el mundo.  Cúan fácil es comprar un arma, venderla, traspasarla o prestarla sin ningún entrenamiento en lo que a seguridad se refiere!  El control de  armas de fuego y otras armas blancas debe ser estrictamente regulado. Es lamentablemente y ahora irreparable para Nancy, que este muchacho no tuviera la ayuda necesaria para controlar su agresividad, irritabilidad o inestabilidad y simplemente optó por tomar un arma y atentar a destruir a un ser humano disparándole directamente a la cabeza.  Las consecuencias de su acto de agresión repercutirán permanentemente en la familia de Nancy y en ella misma. Esto no se puede cambiar.

Como madre de dos adolescentes, vivo diariamente este mundo global donde el acceso a información es inmediato al encender una computadora y donde se tienen miles de amigos, teléfono(s), correo(s) electrónicos, y nosotros, los padres vamos más despacio que ellos en lo que a tecnologías se refiere.  Muchos  comentamos  que nos entristece que nuestros hijos prefieran mandarnos un mensaje reducido a unas pocas palabras que conversar frente a frente o tal vez por teléfono por nombrar algunas hechos.   Pero al final del día, tener a un menor de edad viviendo en nuestra casa significa que tenemos que seguirles los pasos de cerca y estar muy al tanto de lo que pasa en sus vidas tan inestables desde el punto de vista de relaciones personales, emocionales y hormonales . Sin un diálogo directo, esto último es dificil de siquiera percibir.  Eliminando connotaciones religiosas,  la familia sigue siendo el núcleo primario de estabilidad de una sociedad y es aquí donde debemos empezar a trabajar en fortalecer estos lazos de comunicación, primero con los niños y adolescentes y luego con el resto de la sociedad.

Si bien los educadores son los que  que conviven más tiempo del día con nuestros hijos,  ellos son solamente los maestros, los guías.  Somos los padres los responsbables y protectores de este pequeño núcleo social formado por los hijos.   Las responsabilidad de maestros y padres son muy diferentes.  No puede ser que seres inocentes sean víctimas de intolerancias sociales o psicológicas de otros en esta, nuestra sociedad, donde existen leyes para proteger a sus ciudadanos  y para PREVENIR un acto criminal. El acceso a armas de fuego dentro de una casa no es un tema filosófico y  a estas alturas- en este caso- tampoco se trata de buscar culpables en instituciones gubernamentales.  Se nos hizo tarde con Nancy.   Lo que no es tarde es para que el gobierno revise las leyes relacionadas con la pocesión de armas por civiles.   Dado el nivel de violencia  en los centros educativos ,  también estamos a tiempo de revisar las sanciones y restricciones para menores de edad que usen armas contra otros seres humanos.  Estas leyes deben ser más firmes y con consecuencias más serias para estos jóvenes que a corto plazo alcanzarán su mayoría de edad.   De lo contrario se abrirá el portillo para que cada uno decida interpretar la justicia a su libre albeldrío y la aplique de acuerdo a como se despierte o se sienta ese día.

Que no sea en vano para Nancy estar pasando por esto.  Una ironía terrible para nosotros el “país con más maestros que soldados.” No podemos quedarnos con las manos cruzadas. Esperemos que el gobierno continúe trabajando no solo en  pasar una ley para volver a revisar bultos, sino también para implantar programas a nivel de nuestras comunidades, cuyo objetivo  sea NO TENER QUE REVISAR BULTOS en nuestros centros de enseñanza públicos o privados a muy corto plazo.

Alejandra Chaverri

Para comentarios, seleccione el título que mejor se adapte a su comentario de la columna de la derecha y conteste. Le agradecemos de antemano su participación.

Acerca de alejacha

Food Scientist, Photographer and Graphic Designer. Loves cooking, wine tasting, oral history and yoga.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sin Sentido

  1. alejacha dijo:

    Que triste y desgarradora noticia con lo sucedido a tu prima.

    Cuando suceden estas cosas nos ponemos a pensar en la crítica situación por la que atraviesa la familia y por lo tanto la sociedad en general.

    Es la máxima manifestación de intolerancia y del poco respeto por la vida del ser humano. Esto nos lleva a pensar tantas cosas en medio de un ambiente de impotencia como si estuviéramos en un punto de no retorno.

    Esperamos que este acto no se quede solo en manifestaciones puntuales de solidaridad, sino que sirva para repensar qué estamos haciendo como padres, familia, sociedad y tomemos medidas donde se empiece a generar la cultura por el respeto a la vida.

    Que el momento tan difícil que viven hoy como familia en medio del dolor y la indignación se vea reflejado en la posibilidad de cambio.

    Que el Dios de la vida le brinde a Nancy, su esposo e hijos la fuerza, tranquilidad y valentía que una situación como esta requiere.

    Salúdanos a toda la familia y reciban de sus amigos Colombianos nuestra solidaridad representada en oraciones para que sea lo mejor para la familia.

    Elsa Victoria y Carlos Hernando Molina

  2. alejacha dijo:

    Obviamente esta situaciòn tan dolorosa no ha afectado solo a su familia. De una manera u otra creo que nos ha afectado a todos y sobre todo a quienes tenemos hijos porque nadie puede decir que algo asì nunca le puede pasar a su familia. Verdaderamente la violencia es el plato fuerte de cada dia para nuestros hijos y para todos los habitantes de este planeta, aùn cuando en nuestro hogar no viva esa violencia, el prender las noticias, el poner un pie en la calle ya es suficiente y como digo yo, es màs dificil para ellos de lo que fue para nosotros vivir en linea recta en una sociedad torcida. Mis oraciones para todos ustedes y mi admiraciòn para el esposo y los hijos de Nancy por su gran fe En Dios y por el sentimiento de perdòn aùn cuando estèn pasando por tanto dolor.

    Olga Marta Ugalde Víquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s